martes, 26 de junio de 2007

Lxs Edukadores


Entrevista con Hans Weingartner director "los edukadores", pelicula que este viernes 29 compartimos en el segundo piso del edificio inte, en la UNAP, a las 19:00 horas.
LA FUERZA DEL GRUPO
Los jóvenes saben que hay fuerza en un grupo. Si uno está solo, está perdido. El primer paso de la resistencia es conseguir ser libre. El segundo paso es encontrar aliados, unirse a personas que comparten las mismas necesidades y los mismos valores. En “Los edukadores”, Jan, Jule y Peter forman un grupo así. Los celos no pueden separarlos. Al principio, fue difícil para los actores creer que Peter podía superar la traición de Jule y de Jan. Pero, para él, la amistad significa mucho más que los rancios valores burgueses. Peter ama a Jule, pero la chica no le pertenece. Se da cuenta de que cuando ella se enamora de Jan, es un amor maravilloso, sostenido por una rebelión conjunta, un rechazo compartido de las ataduras sociales. Sigue siendo amigo de ambos.Reconozco que es una visión muy idealista de la amistad, pero es lo que siento. En la mayoría de películas alemanas, los personajes que forman parte de un triángulo amoroso acaban yendo cada uno por su lado. La gente lo llama realismo, pero no tiene nada de realista.
RESISTENCIA POÉTICA
Jan y Peter son “edukadores”. Entran en las casas de los ricos y recolocan las posesiones de sus dueños. No roban nada, no hacen daño a nadie. Pero atacan la vida de otras personas. Allá donde van, generan el caos, pero es un caos con sentido. “Edukar” es una forma divertida de vengarse de los ricos. Jan y Peter son activistas y llevan a la práctica una forma de resistencia poética.
UN JOVEN ENFADADO
Cuando tenía veinte años era como ellos. Era un chico enfadado que gritaba “¡Revolución!”, “¡Cambiemos el mundo!”. No luchábamos por los desamparados ni por un partido. Simplemente nos parecía que el sistema no funcionaba. Era igual de malo para los explotados que para los explotadores. No sólo era injusto, era alienante para todos. Mis amigos pensaban como yo, pero ninguno de nosotros encontró un grupo político al que unirnos. No queríamos que nos dieran órdenes; como Jule, queríamos ser libres.
NO HAY RESPUESTAS CLARAS
Durante este periodo, era un okupa en Berlín. Un buen día, aparecieron cientos de policías. Tiraron las pocas cosas que tenía por la ventana, nos trataron como si fuéramos animales peligrosos y destruyeron el edificio. Para mí, fue una experiencia traumática y me prometí a mí mismo que incorporaría la política a una película. Siempre me ha interesado el cine sociopolítico. Admiro a Michael Moore, Mike Leigh y Costa Gavras. “Los edukadores” es una película sobre la necesidad de un cambio político, pero no da respuestas claras porque no las hay.
LA SOCIEDAD DE LA ABUNDANCIA
Mi vida ha cambiado desde entonces, pero mis ideas básicas son las mismas, y mis personajes, Jan, Peter y Jule, las comparten. Pensamos que nadie mira el mundo desde un punto de vista crítico. Nadie dice “Despertad, esto es perverso, hay que pararlo”. La verdad es que sólo el 10% de la población mundial forma parte de la sociedad de la abundancia. El 90% restante es pobre y pasa hambre. Cultivamos suficiente trigo para abastecer a todos los habitantes del mundo con 2.000 calorías diarias, pero la distribución de alimentos es injusta. El 90% pasa hambre mientras el 10% de la población mundial está a régimen. Todo el mundo es infeliz. Esto podría ser un paraíso, pero para la gran mayoría es una mierda.
POR LA GENTE, NO POR LOS BENEFICIOS
Espero que “Los edukadores” haga entender a la gente lo que hacen los enormes conglomerados. Construyen un sistema económico en el que el ser humano no significa nada, el dinero lo es todo.
DIVERTIDO
A pesar de todo, la idea de “edukar” es divertida. La película tiene mucho humor y alegría. Leí en alguna parte que un niño se ríe 150 veces al día, mientras que un adulto sólo lo hace 10 veces al día. Quiero que la gente se ría. Quiero que vayan a ver la película y lo pasen bien.
LA GENERACIÓN DEL 68
También quiero que la gente piense en sus padres. No lo digo por falta de respeto a la generación del 68. Liberaron a la sociedad e introdujeron un sinfín de reformas, pero los rebeldes de ayer se han convertido en los conservadores de hoy. Hardenberg, el hombre de negocios cincuentón de la película es el perfecto ejemplo de un antiguo radical reformado. Se ha convertido en una de las personas contra las que luchaba. En mi opinión, es algo muy común. La vida cambia con el tiempo. Las personas se vuelven fatalistas. Dirigen sus energías hacia nuevos objetivos, fines más egoístas. Adquieren responsabilidades tremendas. Ya no son los mismos. No es que rechacen las ideas de antes, simplemente reniegan de ellas sin darse cuenta.
PRISIONEROS DE SUS POSESIONES
Otro tema de la película es deshacerse de los temores. Es importante poner fin a la ansiedad, dejar de preocuparse por la seguridad. La libertad es más intensa que la seguridad, también es más emocionante. Las recompensas son mayores. Tengo una noción muy particular de lo que significa el ser humano. Creo que los seres humanos son nómadas, necesitan ser libres. Hoy en día, muy pocos lo son. La mayoría, como Hardenberg, son prisioneros de sus posesiones. Alguien dijo una vez: “Lo que posees acabará por poseerte”.

No hay comentarios.: